EE

EE

miércoles, 6 de agosto de 2014

Erase una vez un embalse...

La zona de los Barrios de Luna tiene como elemento destacado una roca en la que están asentados los restos de un castillo, y que corta el valle como una tapia.
Esta estructura rocosa es una parte fundamental del muro de contención de un Embalse: el Embalse de los Barrios de Luna, que fué construido hacia los años 50 y que tiene por objetivo principal recular las aguas del río Luna, que a partir de su unión con el río Omaña pasa a llamarse Órbigo.

La piedra es cuarcita, y tiene un hueco abierto en la roca por la erosión del río, aunque hoy en día está cerrado por el cemento. El muro tiene casi cien metros y fué construido aprovechando la estrecha garganta para crear el embalse.
Antes de contruirse el muro de contención había un puente romano con dos arcos, uno de ellos dinamitado en la Guerra Civil, y el otro que fué eliminado para hacer la cimentación.
También discurría por allí una calzada romana por el valle al lado del río que permitía a las legiones romanas pasar desde León para someter a los astures.

Después de nuestra visita al embalse, nos encontramos con unos seres en la carretera: las ovejas; que nos mantuvieron metidos en el coche más de diez minutos.

Por fín, y para rematar el día, fuimos a ver a unos primos a Espinosa de la Ribera, y de paso, visitamos a sus inquilinos.

Ahí os dejo una joya leonesa:

video

No hay comentarios:

Publicar un comentario